jueves, 29 de septiembre de 2016

6 remedios para combatir el estreñimiento en el embarazo

El que se presenten considerables cambios en el embarazo es totalmente normal, algunos de ellos están íntimamente relacionados con las diferentes funciones regulares del cuerpo, como el ir al baño. 

La mayoría de las mujeres presentan problemas de estreñimiento durante su periodo de gestación debido a que los cambios físicos (como el crecimiento del bebé dentro del vientre), reajustan el posicionamiento natural de los órganos, incluyendo por supuesto a los intestinos, responsables fundamentales y protagonistas en el sistema digestivo y excretor.

Las incomodidades propias del embarazo sumarían entonces al menos un inconveniente más para la embarazada, que sería el no poder ir al baño con regularidad, causando molestias adicionales, como sensación de pesadez extrema y carga extra por no poder expulsar del cuerpo naturalmente lo que se ingiere, que en la mayoría de las mujeres en estado se ha demostrado y es sabido, sube el apetito, comen más que en circunstancias normales y por ende la acumulación en sus intestinos es mayor y a mayor acumulación en estos pues mayor incomodidad e incluso hasta dolor. 

Les dejamos 6 remedios naturales para combatir el estreñimiento durante el embarazo (antes de usar estos métodos o cualquier otro consulte con su ginecologo):

1.- Ciruelas pasas: las ciruelas pasas o pasas tienen un gran poder en la piel que desprenden, al ingerirlas y desprenderse esta piel entran en contacto con las enzimas que están en el estómago, y desde allí comienzan a mejorar el proceso de digestión, al llegar a los intestinos suavizan las heces mejorando así el proceso de evacuación notablemente.

2.- Leche tibia: es bien conocido que la leche es un laxante natural por ser un producto lácteo y por ende fermenta muy rápido en el organismo, descomponiéndose rápido y ayudando fomentar el deseo rápido de ir al baño. Al ser tibia la leche dobla sus efectos, ya que por la temperatura tibia ayuda más aún a generar movilidad en el proceso de digestión e hidrata las heces acumuladas.

3.- El consumo de la naranja entera: la naranja también es una gran laxante natural, si se consume pura y entera sus efectos serán inmediatos, cuando la ingesta no sólo es del jugo de la naranja sino que se come el bagazo de la fruta, este contiene un elevado contenido de fibra que es colaborador inmediato de la digestión.

4.- Agua más que tibia: no todas las personas toleran su sabor sin ningún acompañante al tener una temperatura elevada, pero es un gran hidratante para el organismo y con la temperatura lo más elevado posible para su consumo, dobla su poder de hidratación.

5.- Gatear: si, gatear, tal como lo haría un bebé.... Si el cuerpo lo permite, no genera incomodidades y el mes del embarazo no es tan alto, puede intentarse esta técnica siempre que la embarazada esté cómoda con ella. Ayuda de la siguiente manera: ya que los intestinos y el aparato digestivo están prácticamente en una misma posición, al gatear el organismo se moviliza y esto da movimiento extra e inesperado a lo almacenado que no está dispuesto  a salir naturalmente del cuerpo y causa tanta incomodidad.

6.- Hacer yoga para embarazadas: al igual que el gatear, el yoga diseñado especialmente para embarazadas genera movimientos sanos en el organismo que facilitan el proceso de evacuación, el extra del yoga es que los movimientos serán más diversos, entretenidos, divertidos y serán dirigidos  por un especialista (que es lo absolutamente recomendable).

Les hemos dejado estos 6 remedios para combatir el estreñimiento en el embarazo, con el fin de mejorar increíblemente la experiencia del embarazo para las damas que tengan este inconveniente tan molesto. Debe saberse que es normal padecerlo pero que hay una gran variedad de alternativas de soluciones para este y otros problemas que se presentan a lo largo del periodo, lo importante es identificar ese problema y buscar soluciones, si son naturales y/o caseras muchísimo mejor, ya que estarán al alcance de todos y harán mucho mejor al cuerpo y organismo tanto de la madre como del bebé.

Si el problema persiste y no mejora, es conveniente buscar consejo médico como soluciones más contundentes e inmediatas al estreñimiento, ya que las consecuencias de este pueden ser realmente negativas, como la obstrucción e incluso colapso de los intestinos, lo que es verdaderamente considerado una complicación médica.

¿Cuánto tiempo tarda en volver la menstruación después del parto?

Así como cada embarazo es un mundo totalmente diferente, cada mujer también. De esto va a depender el tiempo estimado para que vuelvas a ver su periodo menstrual. La menstruación no es más que el proceso mediante el cual el organismo de una mujer expulsa los óvulos que no son fecundados, es decir, expulsa del cuerpo lo que no resultó un embarazo y que por naturaleza está destinado para ser uno. Depende de factores genéticos, físicos, emocionales, hormonales y hasta psicológicos individuales en cada mujer el tiempo en el que pueda tener con claridad 

¿Cuánto tiempo tarda en volver la menstruación después del parto? Los principales factores que producen una influencia directa en los aspectos vinculados con la reaparición del periodo menstrual luego del parto son los siguientes:

·      Si la madre está dando pecho aún: durante el embarazo, el parto y la lactancia materna, se producen una serie de hormonas que tienen objetivos específicos que cumplir. Al momento del parto con la expulsión del cuerpo de la placenta (bien sea por parto vaginal natural o por una cirugía de cesárea), el organismo de la madre automáticamente produce una hormona llamada prolactina, la cual es la encarga de iniciar el proceso de producción de la leche materna, debido a la producción de esta hormona inmediatamente bajan considerablemente otros hormonas relacionadas con el ciclo menstrual, produciendo así la ausencia de regla.  

·      Si la lactancia materna es exclusiva: lógicamente al tener mayor demanda y producción de leche, por sólo alimentar al bebé con la leche materna la ausencia de regla mínimo durará los 6 meses normados establecidos para la lactancia exclusiva.

·      Si la madre no da pecho al bebé: si se presenta esta situación, lo que ocurrirá es que la madre ya que no estimula la creación de prolactina a través de la lactancia, a las pocas semanas de dar a luz ya verá su primer periodo.

Entonces en definitiva: ¿Cuánto tiempo tarda en volver la menstruación después del parto?

Como ya hemos mencionado cada mujer es un caso particular absolutamente único, irrepetible y distinto. Pero si se trata de establecer un tiempo estimado para la llegada del primer periodo postparto se estaría hablando (incluyendo todos los factores posibles por supuesto), de entre pocas semanas hasta dos años luego del alumbramiento. Debe tenerse en cuenta además que también será un caso único en cada mujer particular las características del primer sangrado. Puede ser abundante, escaso, doloroso o no, todo depende también de factores propios de los periodos y procesos menstruales de la mujer.

Lo más coherente es que cada una conozca sus procesos propios y que al notar algo anormal consulte a su médico. Debe saberse que entra dentro de los rangos normales establecidos el desajuste e irregularidad en los primeros periodos postparto, no puede pretenderse que aunque previo al embarazo la mujer haya sido de periodos sumamente regulares que estos inicien de una vez de la misma manera. Recordemos que el embarazo es un proceso de cambios físicos y hormonales y que se pueden presentar cambios positivos para la vida, fertilidad y sexualidad femenina así como también otros que no lo sean tanto.

De presentarse los mencionados cambios no deben tomarse como aspectos negativos, sino con claridad en que a pesar de que el cuerpo está diseñado para que reaccione al traer una vida al mundo y se ajuste a esto, e organismo y cuerpo jamás serán los mismos que antes, el propio cuerpo entiende que han surgido cambios importantes y que ante los cambios no se puede mantener exactamente igual, estático. La naturaleza es sabia, confiemos en ella, en que el cuerpo reaccionará como debe hacerlo, para esto es fundamental que la madre desarrollo un alto nivel de auto-conocimiento, así podrá disfrutar de las nuevas experiencias con su nuevo cuerpo y organismo

El propio bebé a través de sus respectivas necesidades irá adaptando a mamá en sus nuevas funciones y estilo de vida. Todo el proceso de maternidad y las reacciones del cuerpo están engranadas en círculo para que una depende de la otra y todo funcione de manera adecuada. Y en cualquier circunstancia estarán las alternativas para paliar y solucionar los inconvenientes sin consecuencia negativa alguna posible.

¿Abdomen duro durante el embarazo? ¿Es un riesgo?

Existen muchos mitos que rodean la existencia del abdomen duro durante el embarazo, algunos de ellos son absolutamente falsos y otros tienen algo de cierto. Lo primero que es importante saber, es que el útero es un músculo hueco, que fue creado naturalmente para “expulsar”, tal como sucede en la menstruación. Cuando una mujer queda embarazada, el primer trimestre es más difícil, porque el feto está tratando de aferrarse y posicionarse en el útero así como de paralelamente ir desarrollando a su ritmo, aunado a esto el útero, músculo al fin se empeña en cumplir sus función de expulsión natural (por ello los primeros tres meses de embarazo de una mujer son críticos en relación a los abortos posibles abortos), sólo con la labor combinada de ciertas hormonas, a partir del cuarto mes el embarazo empieza a regularizarse y el útero deja de insistir en la expulsión del feto.

Al ser un músculo el útero intenta los mecanismos de expulsión por medio de las contracciones, produciendo estas la dureza en el vientre. Entonces, ¿Abdomen duro durante el embarazo? ¿Es un riesgo? Sigamos explicando y analizando los factores. Si bien es cierto que las mujeres embarazadas durante todo el periodo de gestación sentirán contracciones por diversas razones, estas deberán aprender a diferenciarlas y reconocerlas, por ejemplo, el hecho que se tengan contracciones y abdomen duro en el primer trimestre, es un proceso normal, no hay de qué preocuparse, a menos que estas contracciones estén acompañadas de sangrados, dolores y sean muy frecuentes, estas si serían por síntomas de alarma de un posible aborto e implicarían una visita urgente al médico para la prescripción de los medicamentos adecuados y el respectivo reposo.

El propósito de las contracciones constantes a lo largo de la etapa gestacionaria es que la madre ensaye para el verdadero momento del trabajo de parto cuando llegue el momento de dar a luz debido a que este estará precedido de las contracciones y gracias a estas se iniciará la labor y dependerá de sus intensidades y frecuencias en qué momento del trabajo de parto se dará. Mientras más frecuentes e intensas, más se irá dilatando la vagina para el alumbrar al bebé.

Lo relevante es que la mujer embarazada aprende a conocer, analizar y diferenciar estas contracciones, es decir las de simple ensayo las conocerá porque estará consciente de ellas y de su duración e intensidad, por ende sabrá muy bien diferenciarlas al momento que se den las verdaderas contracciones. Si las contracciones se presentan muy constantemente a lo largo de la totalidad del embarazo, es muy recomendable acudir al médico, este indicará algunos medicamentos y suplementos hormonales que engañarán de manera positiva al organismo para que este no desee cumplir su labor a través del útero de expulsar el bebé y en el segundo y tercer trimestre de adelantar un parto y crear un parto prematuro.

Existen excelentes suplementos que disminuyen el problema en las mujeres que presentan este inconveniente saliendo de los márgenes de lo normal. Al controlar las contracciones, se controla el exceso además de la dureza del vientre o abdomen, ya que estas son las que directamente ocasionan el molesto endurecimiento. De modo tal que podemos responder la interrogante:

 ¿Abdomen duro durante el embarazo? ¿Es un riesgo? No, necesariamente es un riesgo. Es normal que se endurezca en ciertas etapas del embarazo y puede tomarse como un aspecto absolutamente normal, el detalle está en que la embarazada conozca su organismo y note de inmediato anomalías como ya mencionamos anteriormente:   sangrado, dolor, constantes, excesivas y prolongadas contracciones.


El embarazo es una etapa muy enriquecedora para la mayoría de las mujeres, y es normal que ante cualquier circunstancia distinta en su cuerpo se alarmen, tanto por el bienestar de ella como por el de su bebé. La clave fundamental para vivir un embarazo pleno, saludable y con feliz término es la información sobre todos los procesos y cambios que se vivirán a través de este. Con la información la futura madre podrá distinguir de inmediato lo que es normal y lo que no, y de ser de esta manera acuda siempre a su médico tratante de inmediato para proteger de manera adecuada su salud y la del bebé.

Visto en Ginefiv